Cubertería

Por Juan Diego Bonilla – Experto en producto

Conversemos sobre los elementos en la mesa de un restaurante. Anteriormente escribimos sobre que se debe tomar en cuenta a la hora de elegir una buena vajilla para su restaurante y la importancia que esto significa.

¿Qué les parece si continuamos con la cubertería? 

Para nadie es un secreto que la cubertería es una parte muy importante dentro de la experiencia del comensal en el restaurante que, por error, suele pasarse por alto. Esto se debe a dos principales razones: 

  1. Experiencia: los cubiertos técnicamente son instrumentos que las personas utilizamos para llevar los alimentos del plato hacia nuestras bocas. Por ende, deben ser ergonómicos y funcionales.

Pareciera ser una exageración, pero no lo es. 

¿Piénsenlo así, qué pasa si un tenedor no puede sostener una cantidad adecuada de alimento para cada bocado?

 ¿Un poco molesto no? ¿Qué pasa si al intentar partir un delicioso corte de carne una de las piezas de la cubertería se dobla?

2. Diseño: al igual que la fachada, decoración interna del espacio, la vajilla y otros elementos, la cubertería debe ir en armonía con el estilo, diseño y personalidad del restaurante. Es importante que proyecte calidad y formalidad. Recuerde, las piezas de cubertería pueden ser similares todas, pero su diseño puede variar mucho, en aspectos como: 

  • Grosor
  • Largo
  • Forma de los mangos
  • Cantidad de dientes del tenedor
  • Diámetro de la cuchara

Una vez que aclaramos la importancia que se le debe dar a la cubertería, debemos continuar a explicar cómo se debe de seleccionar la misma de acuerdo a la calidad.

La fabricación de las distintas piezas es el factor principal que determina la calidad de una línea de cubiertos, principalmente el acero y otras aleaciones de metales. Para poder identificar este factor clave existe un término llamado “grado” que son unos números que encontraremos siempre que estemos buscando cubertería. 

El primer número representa el contenido de cromo, mientras que el segundo es la composición de níquel. Cuando se encuentre en una situación de elegir cubertería de acero inoxidable de alta calidad, el grado 18/10 es lo que busca. Esto significa que es 18 % cromo y 10 % níquel. La combinación es adecuada para usos más formales dado que son más resistentes, brillantes y pesados. 

El grado 18/0 no contiene níquel, mientras más alto sea el contenido de níquel, más duraderas serán las piezas.

Ahora nos queda la pregunta del millón. ¿Cuáles son las piezas que debo elegir para mi negocio? Todo va a depender de qué tan formal sea el restaurante y los alimentos que se vayan a servir a los clientes. 

En Fulzer representamos de manera exclusiva una prestigiosa marca belga de cubertería llamada Eternum. Bélgica, como un pequeño país en el centro de Europa, es un crisol de diversas influencias, idiomas y culturas. De hecho, lo más probable es que ya hayan utilizado estos cubiertos en algún momento, pues están en más de 200 hoteles del mundo. 

De hecho, actualmente mantenemos un inventario de 8 distintas colecciones y diseños de cubiertos que se ajustan a todo tipo de restaurante, tanto formal como casual dining. 

Petale

Arcade

X - Lo

Elegance

Ecobaguette

Opera

Fjord

Diva

Entrenamiento a Clientes

Por Giovanni DelVecchio – Gerente en Postventa

En Postventa Fulzer siempre estamos enfocados para apoyar al cliente en todas las necesidades de sus equipos, nos especializamos en el mantenimiento de sus unidades tanto preventivo como correctivo. Adicionalmente Postventa trabaja en el área Predictiva que consiste en poder predecir las situaciones que se pueden presentar con los equipos, utilizando como base el comportamiento y la cultura de cada cliente.

 

Una parte fundamentan en la predicción de los problemas a futuro son las buenas prácticas de limpieza diaria que el cliente debe realizar y el adecuado uso de los equipos.

En postventa tenemos un lema que dice que el mejor diagnóstico es “El que nunca tuvo que hacerse” ya que el problema se logró predecir mucho antes de que existiera al observar los comportamientos de la cocina y las dudas de operación y atacarlas para que el problema no exista a futuro.

Por ejemplo:

Podemos predecir que los empaques de un horno se van a dañar muy rápido como consecuencia de que no se están humedeciendo 3 lo suficiente; podemos predecir que un equipo tendrá problemas de enfriamiento si el área donde está ubicado no tiene suficiente ventilación; de igual manera se puede predecir que un horno puede disminuir drásticamente su vida útil si las recetas que se introducen en la programación están llevando al límite la capacidad del equipo.

En Fulzer nos preocupamos por que su equipo no falle y si efectivamente en algún momento la unidad tiene un desperfecto, tratar de evitar que las fallas sean por desconocimiento.

Estamos para servirle, no dude en preguntar por nuestros programas hechos a la medida.

Con base en esos comportamientos el departamento de Fulzer postventa realiza cursos de mantenimiento y operación de los equipos, de tal manera que el cliente pueda valorar lo que ellos pueden hacer solos y aquellos aspectos en que es mejor dejarse apoyar por un experto.

En los cursos de mantenimiento y operación nuestros técnicos especializados, primeramente, analizan el comportamiento de la cocina y el equipamiento, posteriormente entrevistan a los chefs y cocineros, analizan las recetas que se realizan y posteriormente se imparte un curso de unas cuantas horas con teoría y práctica para explicar la operación correcta del equipo y hacer pruebas de producto basados en el mejor aprovechamiento del equipo.

Fulzer Postventa

“Deleitamos al cliente Responsablemente”