Cocción por inducción

Por Juan Diego Bonilla – Experto en producto

A nivel comercial, nos hemos ido acostumbrando a cocinar por medio de gas. Claro, es económico y controlar la temperatura de los alimentos es sencillo. Ahora, tendemos también a pensar que la cocción con electricidad es costosa y por eso tendemos a evitarla en nuestras cocinas, especialmente las comerciales por su constante uso, sin embargo, existe una tercera manera de cocinar.

La cocción por inducción es una manera de cocinar por medio de vibraciones magnéticas y no por calor generado por resistencias eléctricas. No debemos de confundirnos, sí es por medio de electricidad, solamente que no se genera calor en la superficie de la cocina, sino en el sartén u olla donde se encuentran los alimentos. 

En Fulzer contamos con una amplia variedad de cocinas de inducción para todo tipo de producción y se ajustan a cualquier necesidad.

Ventajas:

1.  Las cocinas por inducción calientan considerablemente más rápido que una de vitrocerámica con resistencias.

2.  Se enfrían rápidamente, esto se debe a que no hay un contacto de resistencias directo con la superficie de la cocina. Esto se traduce en una gran ventaja tanto en seguridad como en limpieza.

3.  Es importante agregar que las cocinas de inducción funcionan solamente con utensilios de acero inoxidable y hierro, lo que significa que cualquier sartén u olla de aluminio nunca calentarán, pues no es compatible.

 

4.  Son más económicas en cuanto a consumo eléctrico. Dependiendo de la marca y modelo, la diferencia en el consumo de una cocina de inducción contra una de vitrocerámica ronda entre un 30% y un 50%.

Como pueden ver, estos equipos cuentan con varias ventajas o puntos positivos que nos pueden abrir una opción adicional a la hora de considerar la compra de una cocina.